Cultura Musica

WHAT A WONDERFUL WORLD…. ARMSTRONG

Estamos en el pleno inicio de este año, hoy es el primer día de la avalancha de oportunidades que se nos presentan en 365 días a partir de ahora. Así que pensé en una buena manera de iniciar esta sección cultural, y lo primero que se me vino a la memoria fue una canción que nos habla de las maravillas que tiene este mundo.

Sobre todo cuando hablamos de un renacer en cuestión de los estragos que está dejando a su paso la pandemia, las notas siempre hacen las cosas más ligeras y por ende certeras.

Esa pieza es la de “What a wonderful world”, en voz del gran músico Louis Armstrong quien reconfiguró la música ragtime volviéndola más relajada, cimentando las bases del jazz. 

Él era capaz de mantener los tonos de manera inusual, agregando esa esencia única en sus interpretaciones.

Su estilo de canto fue una gran influencia para sus contemporáneos y las siguientes generaciones, popularizando el scat, una técnica en la que se usan sonidos fonéticos para acompañar como instrumento vocal.

ARMSTRONG EN MÉXICO

México contó con su presencia a mediados del siglo pasado, cuando estuvo en el Auditorio Nacional. La importancia del músico en la historia es innegable, pues era un tipo que tenía su propia existencia en contra, debido a sus problemas de infancia envueltos en plena esclavitud sobre la raza negra. 

Pero con su talento demostró que no sólo podía cambiar las cosas para él, sino para el mundo entero.

DETRÁS DE LA HISTORIA DE LA CANCIÓN

LOUIS ARMSTRONG LE GUSTABA ENSEÑAR A LOS NIÑOS

“What a wonderful world”, fue escrita por Bob Thiele y George David Weiss, estrenada por Armstrong en el otoño de 1967, la pieza fue creada para fungir como un alivio al clima político y racial de la década de los sesentas, escrita en su totalidad para Louis, quien le imprimió el sentido requerido.

La pieza describe la delicia del cantante por las cosas simples de la vida, manteniendo el optimismo en todo momento por la esperanza del futuro, incluyendo una referencia a las nuevas generaciones nacidas. Aunque no fue inicialmente un éxito en los Estados Unidos, donde vendió menos de 1000 copias, logró mayor recepción en el Reino Unido, hasta alcanzar el primer puesto de ventas en 1968.

La difusión mundial de la canción tuvo lugar a partir de su inclusión en 1987 en la banda sonora de la película “Good Morning, Vietnam”, dirigida por Barry Levinson y protagonizada por Robin Williams.

Posteriormente ha aparecido en otros filmes, siendo los más notables; “Doce Monos”, “¿Conoces a Joe Black?, Madagascar, y la cinta mexicana “Un mundo maravilloso”, de Luis Estrada.

Miles de voces han interpretado la canción, entre ellas; Tokyo Ska Paradise Orchestra, Natalie Cole con Plácido Domingo, Tonny Bennet, Michael Bubble, Celine Dion, entre muchos más.

“What a wonderful world”, es una pieza que nos invita a deleitarnos con lo maravilloso que es este mundo, y creo que esa sería la mejor filosofía para iniciar este año nuevo.

¡¡Feliz año!!

Deja un comentario