• septiembre 12, 2022
  • Maximo Astudillo
  • 0

Hace apenas un mes, cuando las giras de tenis cambiaron a la temporada de canchas duras de América del Norte a principios de agosto, Carlos Alcaraz se sentía agobiado por su rápido éxito. Las primeras etapas de su ascenso parecían tan fáciles: ganó grandes títulos por diversión, superó a jugadores como Novak Djokovic y Rafael Nadal, y el español voló en la clasificación con una sonrisa en su rostro. Pero ahora estaba lidiando con el equipaje que acompañó su ascenso. La presión y las expectativas, el nuevo objetivo brillante en su espalda.

Si bien Alcaraz puso cara de valiente y aguantó los golpes durante esos eventos, habló con franqueza mientras se sentaba con el trofeo del US Open a su lado y recordaba los últimos meses. “Perdí un poco la alegría”, dijo. “Sentí la presión. No podía sonreír en la cancha, lo que estoy haciendo en cada partido, en cada torneo”.

Carlos Alcaraz ganó su primer título de Grand Slam de manera espectacular

La presión que sintió se reflejó en sus resultados. Después de sufrir numerosas derrotas a principios de verano ante jugadores jóvenes que estaban aún más motivados para vencerlo, cayó en su primer partido en Montreal. En Cincinnati, fue superado por Cameron Norrie en un apretado cuartos de final. Llegó a Nueva York con la simple esperanza de recuperar la alegría: “Vine aquí solo para disfrutar, ¿sabes? Para sonreír en la cancha, para disfrutar jugando al tenis”, dijo.

Para Juan Carlos Ferrero, entrenador de Alcaraz, una posible solución para recuperar su sensación de libertad y felicidad era simplemente ejecutar el estilo de juego que más evocara esos sentimientos. Pasaron los días previos al US Open trabajando en que Alcaraz se acercara a la red tanto como pudiera, saltando sobre pelotas cortas y revoloteando hacia la cancha.

Es un reflejo de los asombrosos talentos en capas de Alcaraz que se centró en una faceta de su estilo y la usó para correr en el torneo, ganar su primer título de Grand Slam y convertirse en el primer número 1 de los hombres adolescentes. Durante su 6-4 2-6 7-6 (1) 6-3 en que venció a Casper Ruud en la final, sacó y voleó 25 veces solo. En los puntos importantes, Alcaraz tuvo la claridad para seguir avanzando, salvando ambos puntos de set en el tercer set crucial con voleas sin nervios.

Cualquier éxito sostenido dependerá de que continúe evolucionando como jugador, sin caer nunca en una zona de confort. Ya es un jugador tan completo, pero todavía tiene mucho espacio para mejorar. Si mejora su servicio y aprende a acertar consistentemente en sus puntos, por ejemplo, el resto del mundo está en problemas.

Para Alcaraz, la mayor sorpresa de esta primera carrera por el título ha sido la resistencia a la que recurrió constantemente. En su partido de cuarta ronda contra Marin Cilic, perdía por un quiebre a principios del quinto. Mientras él y Jannik Sinner intercambiaron golpes durante cinco horas y 15 minutos hasta las 2:50 a.m. en los cuartos de final, enfrentó un punto de partido en 5-4 en el cuarto set con el servicio de Sinner. En la semifinal contra Frances Tiafoe , el estadounidense lo derribó varias veces. Cada vez que se recuperó y siguió adelante.

Durante cada momento difícil en la cancha, Alcaraz repite tres palabras simples para sí mismo: las tres C: ” Cabeza, corazón, cojones “. Cabeza, corazón y huevos. Su abuelo, Carlos Alcaraz Lerma, ha repetido esas palabras en cada torneo desde que aún era un niño que soñaba con el éxito futuro. Ha ejemplificado cada cualidad en su carrera hasta ahora, y apenas ha comenzado.