VACACIONES TIPS

ESTE ES EL PARAÍSO EN PUNTA ALLEN

vacaciones tips
Multiples aves que surcan los cielos de Punta Allen

Quien no quiere ya salir de vacaciones después de tanto encierro por esta pandemia que ya ni queremos nombrar. Ver esas aguas irresistibles, miles de kilometros de fina arena y una vista espectacular¡

Pues bien estaremos aconsejando que lugares puedes escoger como destino sin que tengas que estar expuesto a un probable contagio.

PUNTA ALLEN

Este destino turístico se encuentra viajando en avión hacia Cancún, Quintana Roo. Buscamos un vuelo temprano y llegando alquilamos un vehículo de 4 cilindros, mediano y nos trasladamos con rumbo a Tulum, en un trayecto de aproximadamente hora y media. De aquí tomamos la carretera a la reserva de la biosfera Sian-ka´an, ( que significa hechizo o regalo del cielo, en el diccionario maya) este es el espacio más grande protegido del Caribe es un 15 % de la superficie del Estado de Quintana Roo. Entramos a este camino de terraceria y pasas por un reten en el cual haces un pago simbólico, por persona y te hacen una revisión sobre todo con preguntas relacionadas a la pandemia.

Seguimos nuestro camino por terraceria y en verdad esta muy transitable, encuentras baches pues ha llovido, pero los pasas muy bien en carro. en el trayecto pudimos ver muchas aves, te encuentras muchas iguanas, por lo que debes debes conducir con cuidado para no atropellarlas. Pudimos ver a un mapache cruzar y además a a un reptil de color negro, como de un metro que siguió sigilosa su camino, más adelante ya puedes visualizar en todo su esplendor el paraíso terrenal, ya que se adelgaza el camino y vas junto a la costa.

snorkeling en todo Punta Allen

Varias veces paramos en el camino para bajar a la playa y mojarnos los pies y quedarnos absortos con tanta belleza. llegamos a un puente donde se encuentra una desembocadura y en este sitio, encontramos a varias personas pescando y ya con ejemplares en sus hieleras.

Pasando ese sitio se encuentra a menos de 500 metros PESCA MAYA que es un hotel con todos los servicios, a cargo del Sr. Velasco Vélez. En esta ocasión nosotros seguimos para llegar hasta el pueblo de Punta Allen, que esta a medio kilometro adelante.

Aunque es cierto que no existen senderos por los que adentrarse, ni es del todo aconsejable, por su preservación, sino que también podríamos encontrarnos con algún animal salvaje.

Existen guías locales que podrían llevarnos a zonas muy densas de vegetación. Sin embargo ahora no lo haremos.

Por fin llegamos al sitio de reservación al Hotel Cielo y Selva un hotel muy característico con tiendas de glamping, muy cómodas con dos camas matrimoniales y frente al mar, que esta fue la idea para poder estar en contacto directo con la naturaleza.

Antes de entrar al Hotel nos hicieron una sanitización a cada uno de nosotros y a todo lo que llevábamos, maletas, objetos, toma de temperatura, gel de alcohol. Y así se repetía cada vez que entrabas al hotel, muy buen control sanitario.

Estas son parte de las instalaciones, muy comodas y en la naturaleza.

El Hotel tiene un pequeño restaurant, con muy buena comida, en donde siempre te encuentras con el personal de todo el hotel, por que es muy chico, están Martha, Sandra, Luisa, Carlos, Noé. Martha y Sandra están en la recepción, Carlos encargado de traer los víveres, y coordinar el hotel. Luisa y Noé en la cocina anque Noé es el cocinero principal, todos ellos se reunían en el comedor y ahí, nos encontrábamos con varios de ellos, siempre muy atentos.

Después de comer, nos dispusimos a caminar por toda la playa, una vez con los pies en la arena y bajo la sombra de las alargadas palmeras, lo primero que salió de nuestra boca es un: “¡Ohhh, Dios mio! que bello lugar con esa arena blanca combinada con las aguas de tonos azules y turquesas.

Todo esto solo para nosotros que afortunados de poder disfrutar de tanta inmensidad.

Ya pasadas varias horas pudimos disfrutar de un cielo estrellado como nunca lo habiamos visto. Tantas estrellas, que se fueron apoderando del cielo oscuro¡ Acaso estamos soñando?. y solo nos desperto el murmullo del oleaje y la suave brisa que recorria nuestro cuerpo.

a la mañana siguiente, nos dispusimos a realizar un paseo en lancha con la Capitana Belén Flóres Solís (viaje que tiene costo de $3,000.00 pesos) por cuatro personas. Es a quien tienes que buscar para tu paseo ¡por que tienes que buscar a la Capitana Belén?, por que ella cumplió en todos los aspectos: dijo les garantizo que verán todas las especies especialmente los delfines, y salimos en una lancha mediana el “Huarache marinero” del pequeño embarcadero. Fue una salida veloz, para ir a encontrar a diversas aves en las copas de los manglares. Nos fue nombrando a cada unas de ellas y nos contaba historias de su habitat y costumbres.

LA CAPITANA BELÉN FLORES EXPERTA EN PASEOS Y CONOCEDORA DE LOS LUGARES DE PUNTA ALLEN

Seguimos con el rapido desplazamiento de la lancha y vimos unas tortugas enormes, piloteando muy cerca de ellas para poder admirarlas y claro vimos cuando salieron a tomar aire, eran….. enormes.

Tremenda tortuga

Ya mar adentro y nos desplazábamos para un lado para el otro y no localizábamos a los delfines, hizo unas llamadas por radio y no pareciera que se iba a cumplir lo prometido, otro rumbo a toda velocidad, que yo no creía que fuera capaz de ser tan rápida. La capitana buena conductora que no chocaba las olas parecía que lo surfeaba. De repente se perfila con rumbo muy decidido y Siiiiiiii, eran varios grupos de delfines jóvenes que surcaban el mar. Los estuvimos siguiendo durante un buen rato observando sus juegos y piruetas, por fin decidimos que ya era hora de regresar y como si supieran que nos retirabamos, decidieron acompañarnos justo al lado de la lancha surcando durante un buen tramo de mar.

Después de los delfines, nos llevo a los arrecifes y aquí pudimos ver una gran variedad de peces multicolores y los corales de los arrecifes una gran cantidad de vida marina. La próxima parada: La gran piscina llamada blanquizal, donde se ve completamente el fondo y el agua te da a la cintura. Fue un rato de natación.

Regresamos al embarcadero, pero a continuar la vida de este Paraíso terrenal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *